Oxígeno Continuo Transdérmico

La solución definitiva para las heridas crónicas.

     Una herida crónica puede llegar a representar un dolor de cabeza, incluso para los especialistas en la materia. El oxígeno transdérmico es una terapia poco invasiva y extremadamente eficaz en la curación de heridas crónicas complejas.





     Las heridas crónicas son lesiones de la piel que requieren de periodos muy prolongados para su curar o que, luego de su cicatrización, reaparecen.  Estas tienden a estar invadidas por microorganismos peligrosos, resultando en infecciones que pueden rápidamente empeorar el pronóstico, prolongar el daño y disminuir la esperanza de vida de quienes amamos.

¿Por qué se producen las heridas crónicas?

     Normalmente cuando tenemos una herida nuestro organismo se encarga de mitigar la lesión en un par de días o semanas. Se habla de que una herida se ha cronificado cuando el proceso de cicatrización se prolonga 6 semanas o más, esto generalmente a consecuencia de condiciones sobreagregadas como la Diabetes Mellitus o enfermedades arteriales venosas.

     En estas condiciones existe un factor común que es la disminución del aporte de oxígeno hacia los tejidos por el deterioro de los pequeños vasos sanguíneos, resultando en un tejido isquémico (con déficit de oxígeno) que finalmente se lesiona y demora en cicatrizar.

 Rol del Oxígeno en las heridas crónicas:

     La razón por la cual los seres humanos vivimos en este planeta es por la existencia del Oxígeno, una muy pequeña pero vital molécula que permite el funcionamiento, crecimiento y regeneración de nuestros billones de células. ¿Cómo nos ayuda el oxígeno? Pues es muy sencillo, una vez que entra a nuestro organismo a través de los pulmones, las células se aprovechan de él mediante complejos procesos metabólicos para continuar su funcionalismo normal y potenciar los procesos de cicatrización, lo que al final buscamos con cualquier herida.

     Entre las opciones terapéuticas que utilizan el aporte de oxígeno se describen los dispositivos de oxigenación transdérmica continua, actualmente considerados una opción novedosa en el tratamiento las heridas crónicas. Estos dispositivos portátiles facilitan el suministro de oxígeno a una herida de forma continua durante 24 horas y según decenas de estudios, han demostrado una tasa de curación de casi el 80%, y no solo eso, también se ha comprobado que su efectividad aumenta si la terapia se mantiene durante 25 días continuos.

     Las opciones terapéuticas convencionales basadas en la colocación de apósitos, limpiezas con soluciones antisépticas o debridación de tejido dañado, han sido poco efectivas, de hecho, aumentan el periodo de recuperación y prolongan la estancia hospitalaria, empeorando considerablemente la calidad de vida de los pacientes y de sus familiares.

     No podemos finalizar sin resaltar que, si eres un paciente o familiar de un paciente con alguna de las enfermedades crónicas mencionadas, te recomendamos que ante cualquier herida consultes inmediatamente con un profesional de la salud, para así iniciar un tratamiento oportuno y evitar futuras complicaciones.